Que son Las Tarjetas de Crédito

Las tarjetas son el medio de pago utilizado como sustituto del dinero en efectivo y como método de financiación. Las comercializan tanto los bancos como las financieras y cuentan con una popularidad y aceptación muy alta. Permiten, en primer lugar, a su titular sacar dinero de un cajero automático, y, además, abonar compras en comercios tanto físicos como virtuales. También permiten financiar compras.

tarjetas de credito

La característica más destacada de esta clase de tarjetas es que tiene varias utilidades.  Además de utilizarse  como un sustituto de dinero de cara a pagar las adquisiciones que hacemos en comercios, ya que  además son una forma de financiarnos y permitirnos pagar nuestras adquisiciones con efetivo del que no disponemos  en ese momento y por tanto habrñá que devolver más adelante con los intereses correspondientes si les hubiera. Así, si las tarjetas de prepago y de débito lo que hacían era deducir directamente la cantidad gastada de nuestra cuenta o el dinero  que previamente habriamos ingresado. Las tarjetas de crédito lo que hacen es permitirnos ir acumulando diferentes préstamos bancarios por cada compra que pagamos para más adelante, normalmente a fin de mes, reintegrar el efectivo directamente o en varias cuotas, pero, ¿sabemos a qué interés? Algo de lo que muchas veces no somos conscientes. Preguntar todo esto antes de firmar la adquisición de nuestra tarjeta es fundamental.

Emplear tarjetas de crédito supone comprometerse de forma seria. Quien posea una tendrá que devolver la cantidad que haya recibido prestada en el plazo  acordado en contrato y de no hacerlo estaría obligado a reembolsar los intereses generados por el aplazamiento. De esta forma, lo que estamos haciendo es contraer una deuda con nuestro banco.

En las tarjetas de crédito podeos elegir entre un pago fraccionando estableciendo una cuota al mes, con independencia del gasto, o con un pago a final o principio de mes único. Con el total de los gastos.

Diferencias entre tarjetas de crédito y débito.

Mientras que con la tarjeta de crédito podemos gastar un dinero que no es nuestro, con la tarjeta de débito, sólo puede utilizar en sus pagos el dinero que su propietario tiene ya en la cuenta vinculada. Cuando usamos una tarjeta de débito, el montante de la operación es deducido directamente de la cuenta corriente del titular.

Tarjetas de crédito gratis.

Aunque disponer de una tarjeta de crédito tiene su coste, siempre existe la posibilidad de negociar con el banco obtener la tarjeta gratis y en ocasiones es la propia entidad quién la ofrece de forma gratuita. Para el banco, la emisión de la tarjeta tiene unos costes por el análisis que tiene que hacer del riesgo, la propia emisión del plástico y la cuota que tiene que pagar al grupo que está adherido (Visa, Mastercard, etc).

Por tanto, al solicitar una tarjeta de crédito, nos podemos encontrar con que tiene unas comisiones: Por una sola vez al emitirla y por el mantenimiento o renovación cada año por el hecho de mantenerla operativa. Algo similar a mantener la línea de teléfono aunque no lo utilicemos.

No obstante, esto no quiere decir que sin remedio tengamos que asumir el coste como cliente. Se puede conseguir la tarjeta de Crédito Gratis negociando con el Banco o Caja de Ahorros y también en Financieras Online que emiten este producto (Ejemplo Wizink). En algunos casos, con el simple hecho de hacer un uso periódico de la misma, las entidades están dipuestas a conceder la tarjeta gratis. La compensación le viene al banco por la comisión que cobra de los comercios al utilizar la tarjeta para los pagos. En estos casos, suelen exigir un gasto mínimo mensual o anual.

Pero no debemos de quedarnos en conseguir la tarjeta gratis y sin cuota de mantenimiento. En la actualidad gracias a la competencia en el sector y la aparición de tarjetas en los centros comerciales, se pueden conseguir otras ventajas al disponer de la tarjeta como descuentos en gasolineras, bonificación por las compras, descuentos en tiendas y comercios y seguros de viaje gratuitos

El hecho de domiciliar la nómina abre muchas puertas crediticias en los bancos y no solo para los préstamos y las hipotecas, también para obtener la tarjeta gratuita. Por este motivo, al domiciliar una nómina o pensión o cambiarla de banco, es el momento de pedir a la entidad las debidas compensaciones como hace años daban excelentes regalos.

Como solicitar una tarjeta de crédito.

En la actualidad las tarjetas de crédito se pueden conseguir, de forma muy sencilla, en entidades bancarias o financieras. Con unos pocos datos (en el caso de que no seas cliente ya de esa entidad, ya que de ser así es mucho más sencillo) y un estudio muy somero, las entidades te conceden las tarjetas de crédito con unos límites de créditos medios, que podrás ampliar en el futuro si tu actuación frente a los pagos -en plazo- es observada por el banco de forma correcta. La posibilidad de otorgar tarjetas de crédito por financieras ha hecho que los banco vuelvan a entrar en la lucha de captar clientes y sus condiciones y requisitos sea algo más laxa que hace unos años.

Tarjetas de crédito sin cambiar de banco.

Las tarjetas de crédito pueden venderals o promocionarlas tanto los bancos y cajas de ahorro como las financieras online, ya que muchas veces pueden asociarse a una cuenta corriente en otra entidad, Por lo que no es necesario que cambiemos de banco a la hora de solicitar una tarjeta de crédito a una financiera.

Información Oficial sobre las Tarjetas de Crédito en la web del Banco de España en su sección de Tarjetas con las clases de tarjetas, la contratación, como cancelar las tarjetas, las comisiones que se cobran, los intereses en los pagos aplazados, etc.

Otros artículos de Interés sobre las Tarjetas

Deja un comentario