Préstamos Personales

Créditos y Préstamos

Se conoce como créditos o préstamos aquel contrato mediante el cual, una empresa o persona particular entrega un dinero a otra persona jurídica o persona particular a cambio de recibir unos intereses y en algunas ocasiones unas comisiones y otros productos relacionados.
En el contrato intervienen, la persona o empresa que entrega el dinero que se le conoce como prestamista y la persona que recibe el dinero que se le llama prestatario.
En dicho contrato se recogen todos los términos de la operación financiera, la cantidad entregada o capital, el tiempo en que se deberá devolver el dinero más los intereses, las cuotas mensuales pactadas, las comisiones a percibir por el prestamista, etc. El tipo de crédito o préstamo que se solicite o se pueda conseguir va a depender mucho de las necesidades, de la situación de solvencia económica del prestatario, de la cantidad que se necesite y de la urgencia en conseguirlo.

Tipos de préstamos que se pueden pedir

Según la cantidad de dinero que necesitemos y el destino que le demos al efectivo, las entidades financieras dividen los créditos y préstamos en diferentes modalidades.
Una primera división de los préstamos a conceder, sería dependiendo de la garnatía que pide el banco o entidad financiera al estudiar la operación y en este caso podríamos hablar de estas dos modalidades:

Préstamos con garantía Personal :

Los préstamos personales o créditos con garantía personal son aquellos que el banco concede sin exigir que dejemos en garantía o pignorado algún valor o bienes que pueden ser pisos o inmuebles o también acciones y otros objetos de valor.
Generalmente los Préstamos con garantía personal se utilizan para cantidades hasta las 60.000 euros y con destino del dinero en la compra de bienes de consumo como coches, muebles del hogar, ocio etc. El plazo máximo que admiten los bancos suele ser máximo de 10 años dependiendo del importe y del destino del dinero.

Préstamos con garantía hipotecaria:

Los préstamos con garantía hipotecaria e incluso dejando como aval otros bienes y objetos de valor son aquellos en que el banco además de la propia garantía personal exige le dejemos como aval un piso, un coche, acciones, etc. Es decir que el crédito estará garantizado por todos nuestros bienes e ingresos presentes y futuros y en caso de impago, el banco procedería al embargo de los bienes pignorados o hipotecados.
Con los préstamos hipotecarios se pueden solicitar cantidades sin límite, tomando como base el valor de la vivienda a adquirir y la financiación que se concede estará limitada por el 80% del valor de tasación del piso aunque existen excepciones con mayores porcentajes dependiendo de los ingresos de los solicitantes.

Otros tipos de Préstamos que se pueden pedir:

-Préstamos Rápidos.-

Con el auge de internet y la crisis ecónomica, han surgido en el mercado muchas financieras online que concede los llamados minicréditos o minipréstamos mediante los cuales conceden créditos de pequeña cuantia, generalmente no pasan de los 1.000 euros y que entregan el efectivo en menos de 15 minutos, de ahí su nombre de créditos rápidos.
El mayor inconveniente de los créditos rápidos es el coste que aplican estas financieras online que en muchos de los casos cobran hata el 3.000% en términos de cálculo de TAE dado que cobran altos intereses por periodos cortos de tiempo (máximo 30, 45 días para la devolución).
La ventaja que tienen los minicréditos es la sencillez en la forma de pedirlos, trámites agiles, con pocas preguntas y pago del dinero inmediato.

Anticipo de Nómina

Una variante de estos préstamos rápidos que conceden los bancos sería el anticipo de nómina. En estos casos, si tenemos la nómina domiciliada en un banco, será fácil conseguir el equivalente a 6 meses de salario de forma rápida y con intereses asequibles.
Al contrario que sucede con los préstamos rápidos, el préstamo anticipo de nómina tendrá un interés mucho más barato y comisiones más ajustadas y en muchas ocasiones sin comisiones .

Disponer de dinero con la Tarjeta de Crédito.

Otra forma rápida de conseguir dinero prestado, es disponer del límite que tenemos asignado en la tarjeta de crédito que el banco habrá asignado en su momento de una manera estándar y que podemos solicitar la ampliación del límite.
Tener una tarjeta de crédito en nuestra cartera, es disponer de un préstamo instantáneo y que se puede considerar revolving pudiendo volver a disponer una vez que hemos cancelado operaciones anteriores. Esta forma de préstamo la podemos disponer haciendo pagos con la misma en la compra de bienes de consumo o disponiendo del efectivo en los cajeros automáticos.

Préstamos entre particulares.

Prestarse dinero entre personas particulares, es sin duda una forma de financiarse anterior a la existencia de los bancos. Se puede pedir e dinero a otra persona que bien puede ser un amigo, un familiar, etc.
No obstante, existen en el mercado prestamistas particulares que se dedican a prestar su dinero a cambio de obtener una rentabilidad que sea superior a la que pueden obtener en un banco. Sin embargo, este mercado suele estar limitado a los préstamos con garantía hipotecaria que es el único caso en que dichas personas están dispuestos a arriesgarse dado que como último recurso se quedarían con el piso. De hecho, noticias recientes han informado de operaciones de préstamos de particulares poco éticas y con bastantes personas afectadas que acababan perdiendo su vivienda.
De igual forma, con la llegada de internet, son muchos los anuncios que aparecen en páginas de clasificados ofreciendo dinero que siempre suponen una estafa cuyo único fin es conseguir arrancar unos euros a las personas más desesperadas y necesitadas.
La única forma de conseguir dinero entre particulares en internet, sería registrándose en plataformas de P2P o conocido como crowlending mediante web perfectamente indentificadas y legalizadas en las que se pone en contacto a personas particulares que prestan su dinero con aquellas que necesitan efectivo.